Las Eritrodermias

  • Juan Guillermo Chalela Hospital Militar Central

Resumen

Una de las causas más frecuentes de consulta hospitalaria son las eritrodermias o dermatitis exfoliativa generalizada, las cuales siempre significan un reto para los dermatólogos, quienes deben manejar estas entidades, y de las cuales no se han descrito muchas cosas en lo que se relaciona con sus causas, tratamiento y sobrevida de estos pacientes, a su vez que siempre presentan numerosas complicaciones, a veces difíciles de entender y otras tantas de tratar. Nos hemos propuesto hacer una revisión del tema, teniendo en cuenta nuestra experiencia en este campo, con el fin de dar algunas pautas en el estudio y tratamiento de estos casos.

Las eritrodermias, también llamadas dermatitis exfoliativa1, constituyen un grupo de situaciones que llevan a que un individuo presente un cuadro de eritema generalizado, que compromete más del 80% de la superficie corporal y que se acompaña de descamación, fisuras, prurito, alopecia, daño ungueal, lesiones en mu­cosas e islas de piel sana, con compromiso severo, en la mayoría de los casos, de su estado general que lo puede llevar a complicaciones pasajeras o permanentes y hasta la muerte, teniendo en cuenta que la mayoría de los casos se presentan en pacientes mayores de 60 años.2

Las eritrodermias se consideran, en la mayoría de los libros de texto, una entidad independiente, y aunque puede, en un momento dado, ser un cuadro que se presenta en forma abrupta, en una gran cantidad de casos, tal vez la mayoría de ellas se deben a situaciones asociadas que conviene dividirlas en grupos tales como: exacerbación de dermatosis preexistentes, reacciones a drogas, linfomas cutáneos de células T, paraneoplasias, misceláneas entre las que estarían las eritrodermias ictiosiformes, el síndrome de Netherton y el de Canarian y, por último las idiopáticas, en las cuales no habría enfermedades previas ni historia familiar de dermatitis atópica, demostradas por clínica, dermatopatología e inmunohistoquímica.3 Otra situación importante es la supervivencia de estos pacientes, la cual puede estar en algunos casos comprometida, por lo que algunos autores han llamado la eritrodermia como benigna o maligna cuando, en este último caso, es parte de los linfomas el síndrome de Sézary o la leucemia cutis.1 En los llamados casos benignos se considera que la supervivencia es igual a la de la población en general.

Biografía del autor/a

Juan Guillermo Chalela, Hospital Militar Central

Jefe de Dermatología Universidad El Bosque, Profesor Emérito Hospital Militar Central, Santafé de Bogotá, D.C.

Referencias bibliográficas

1. Sigurdsson V, Toonstra J, Hezemans-Boer M. Erythrodermia. A clínica! and follow-up study of 102 patients, with special emphasis on survival. J Am Acad Dermatol 1996; 35:53-57.
https://doi.org/10.1016/S0190-9622(96)90496-X

2. Pal S, Haroon TS. Erythrodermia: a clinico-etiologic study of90 cases. lntJ Dermatol 1998; 37:104-107.
https://doi.org/10.1046/j.1365-4362.1998.00228.x

3. Domínguez PP, Aok:i V, Millake RK et al. Eritroderrnia: 247 casos. Rev. Salud Públ. Brasil 1995; 29:177-182.

4. Chalela JG. Eritroderrnias. Urgencias en Dermatología. Lab. Schering Plougb 199 (en prensa).

5. Rietsena WJ. Fever, erythroderrnia, abdominal pain and renal failure following initiation oflndinavir therapy. Clin lnfect Dis 1997; 25:1268-1269.
https://doi.org/10.1086/516976

6. Puig L. Fisiopatología de las eritrodennias. Piel. I 994; 9:269-273.

7. García Patos Brione V Cuidados intensivos en Dermatología. Piel 1992; 7:277-285.

8. Crearner D, Allen MH, Growers RW et al. Circulating vascular permeability factor vascular endotelian growth factor in erythroderrnia (letter). Lancet 1996; 1101
https://doi.org/10.1016/S0140-6736(05)64447-9

9. Tomasini C, Aloi F, Solaroli C et al. Psoriatic erythrodermia: a histopathologic study of fourty-five patients. Dermatology 1997; 194:102-106.
https://doi.org/10.1159/000246075

10. Boffa MJ, Cbalmers RJ. Metrotexate for psoriasis. Clin Experirn Dermatol I 996; 21:399-408.
https://doi.org/10.1111/j.1365-2230.1996.tb00142.x

11. Pozo-Román T, Velasco Vaquero E. Metrotexate. Uso en Dermatología. Piel 1998; 13:480-483.

12. Smitb K, Decker C, Yeager Jet al. Therapeutic efficacy of carbamazepine in a HIV-1 positive patient witb psoriatic erytbroderma. J Arn Acad Dermatol 1997; 37:851-853.
https://doi.org/10.1016/S0190-9622(97)80010-2
Cómo citar
1.
Chalela JG. Las Eritrodermias. rev. asoc. colomb. dermatol. cir. dematol. [Internet]. 1 de noviembre de 1999 [citado 30 de enero de 2023];7(3):188-91. Disponible en: https://revista.asocolderma.org.co/index.php/asocolderma/article/view/782

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.
Publicado
1999-11-01
Sección
Revisión de tema